El secreto de la efectividad de los tanques Tiger I

El Tiger l es quizás el tanque más famoso en lo que se refiere la SGM. Cuando este tanque apareció, a finales de 1942, fue formidable, puesto que su blindaje frontal de 100 mm lo hizo prácticamente invulnerable, y su cañón KwK 36 L/56 podía abatir a cualquier blindado a más de mil metros. Sin embargo, era un vehículo con varios problemas, como un elevado costo de producción, una fidelidad mecánica deficiente y un enorme peso que hizo que, en caso de ser inmovilizado, fuese muy difícil de reparar.

Además, en 1944 el panorama cambió totalmente para el Tiger, ya que la mejora en los cañones de los tanques aliados (como en el caso del T34/85 e IS2) hizo que pudiese ser perforado fácilmente en la parte frontal. Aun así, el Tiger continuó realizando grandes hazañas. Un ejemplo de esto es la acción de Michel Wittman en Villers-bocage.

El largo camino de regreso para un soldado de la Gran Guerra

Lo cierto es que muchos obvian los problemas y las inferioridades del Tiger I durante la guerra. No obstante, ¿cómo los Tiger I lograron tantas hazañas cuando no tenían una clara ventaja? Para responder a ello: realizaremos algunas comparaciones de los Tiger I con sus “homólogos”, para así reconocer por qué este blindado fue tan «efectivo» durante la guerra.

Un Panzer VI Tiger en el norte de Francia en 1944. Fuente:
German Federal Archives

Defectos del tanque Tiger

Como ya se mencionó, el Tiger era un vehículo con varios problemas. El primero de ellos era que tenía un elevado costo de producción y manutención.Cuando se estanca la operación Barbarroja (invasión de la URSS), Alemania se encontraba en una situación delicada: ahora se enfrentaba a una guerra de largo plazo en un frente de miles de kilómetros. Mientras tanto, sus enemigos soviéticos tenían unas reservas que parecían no tener fin.

Para solventar este problema, sobre todo con la enorme cantidad de carros soviéticos, los germanos improvisaron nuevos cazatanques/cañones de asalto, reutilizando chasis de carros ya obsoletos para la fecha. Es así cómo nacería la serie Marder y también se vería evolucionar a los Stugs, ya que estos fueron equipados cañones de alta velocidad capaces de enfrentarse a carros soviéticos sin problemas. No obstante, el problema principal no estaba solucionado.

El frente de combate era enorme y Alemania necesitaba la mayor cantidad de carros de combate para mantenerlo, ya que los pocos carros con los que contaba para 1942 y 1943 no eran los suficientes para socorrer los posibles puntos de penetración a lo largo del frente. La solución que dio el Alto mando fue el Tiger y el Panther. El Tiger era un carro poderoso, con una excelente protección para la época y un poder de fuego capaz de destruir a cualquier carro enemigo de la época a más de 1000 metros; la movilidad no sobresalía y fabricarlos fue sumamente costoso y lento.

Fábrica del Tiger I. Fuente. Fuente: German Federal Archives

En el momento que Alemania necesitaba más carros de combate, el Tiger hacía que se produjeran menos, y claramente con un frente tan enorme, estos no podían estar en todos los lugares al mismo tiempo. Pero veamos en cifras concisas: un Tiger l por unidad costaba entre 250.000 y 300.000 Reichsmark; un Stug, oscilaba en los 85.000 RM; un Panzer lll, en los 100.000 RM; un Panzer lV entre los 110.000 RM; u un Panther entre los 120.000 y 150.000 RM.

Así es, con lo que costaba un Tiger l se podían construir dos Panther o tres cazas ME 109. Y esto sumado al coste de manutención, donde claramente las piezas de repuestos eran más caras y, por supuesto, el consumo de combustible era mucho mayor. En fin, mantener un Tiger l era similar a mantener cuatro Stugs, y consumía el triple de combustible de un Panzer lV. Claramente el Tiger l era un lujo que la economía de guerra alemana no se podía dar.

El equilibrio de la mortandad. Retos y avances de la medicina frente a la I y II Guerra Mundial

Un segundo problema fue su peso, un punto importante que para muchos pasa desapercibido. Un gran peso significa que para moverlo se necesita un motor más grande y potente. Un motor potente, como vimos antes, significa mayor consumo de combustible; también un elevado peso significa una carga logística mayor. Y la logística siempre fue el punto más débil de la Wehrmacht. Como ustedes sabrán, los blindados, una vez salidos de la fábrica, se dirigen en tren al frente. Por lo tanto, un elevado peso hace que la tarea de transportarlos sea mucho más complicada.

Además de ello, un peso elevado siempre complica la misma movilización del vehículo. Cruzar un río en Europa, por esos tiempos podía ser un problema, ya que la mayoría de los puentes no soportaban las casi 60 toneladas que pesaba el Tiger l. Y ni hablemos a la hora de recuperar el vehículo. La mayoría de los Tiger l fueron destruidos por su propia tripulación, ya que al ser inmovilizados recuperarlos era una tarea sumamente complicada; y para que no cayeran en manos enemigas era mejor destruirlos.

Torreta separada para su mantenimiento.Fuente: German Federal Achives.

Estas inmovilizaciones podían ser tanto a causa de combate como de empantanarse, tal como le sucedió al Tiger l N°100, el primer Tiger l capturado entero por la URSS, que quedó empantanado en el sector de Leningrado a fines de 1942. El Tiger l tiene el triste record de ser el carro de combate que fue más destruido por sus propios combatientes que por el enemigo. Pero algunos se preguntarán: ¿qué ese problema no era uno particular de todos los carros pesados de la guerra? Sí y no. Es claro que el problema del peso es algo particular todos los carros pesados de la guerra, pero los carros pesados alemanes eran mucho más pesados. A modo de ejemplo, un tanque pesado Churchill británico pesaba 39 toneladas; Un kV 1 soviético, 45 toneladas; Un IS 2, 46 toneladas; el Panther un carro “medio” alemán pesaba 45 toneladas; el Tiger l, 58 toneladas…

El tercer problema fue su transmisión, puesto que los carros pesados alemanes utilizaban la trasmisión llamada FAMO, caracterizada por sus ruedas entrelazadas. La transmisión FAMO era una obra de ingeniería muy grande, permitía que un carro muy pesado tuviera un agarre y movilidad muy buenos para su peso. Además, el andar era tan suave que no agotaba a los tripulantes en el interior del carro. Pero tenía un gran problema: su obra de ingeniería (muchos, incluso, dicen que tenía un exceso de ingeniería). Fabricarla era sumamente complicado, y realizarle reparaciones o mantenimiento de campo requería de mucho tiempo y personal especializado. Una avería menor en la oruga, podría llegar a causar la pérdida total del vehículo.


Comparaciones molestas con el tanque Tiger I

Además de los problemas anteriormente mencionados, el panorama de la guerra y desarrollos de otros blindados hizo que el Tiger I pudiese ser perforado fácilmente y, además, que perdiese potencia de fuego en comparación con otros vehículos.

El valor histórico de Erwin Rommel a nivel táctico, operacional y estratégico

Cuando se habla del Tiger I, lo primero que se destaca es su poder de fuego, puesto que su cañón de 88mm podía abatir tanques enemigos a gran distancia. Sin embargo, no todo es calibre en lo que se refiere a cañones antitanques, el largo del cañón es algo muy importante. El cañón del Tiger I era el L/56 de 88mm, mientras que el del Panther era un L/70 de 75mm. ¿Esto que quiere decir? Aunque el Tiger tenía una pegada más potente en proyectiles HE (alto explosivo) debido a su mayor calibre, el cañón del Panther, al ser más largo, tenía una mayor velocidad y una mayor penetración antitanque.

File:Bundesarchiv Bild 101I-244-2321-34, Ostfront-Süd, Panzer V (Panther).jpg
Un Panther en el Frente Oriental en 1944. :Bundesarchiv_Bild_101I-244-2321-3

En términos simples, el cañón del Panther era mejor para destruir carros enemigos que el cañón del Tiger l. Pero aun ahí más, el cañón del QF 17 Pounder de 76mm del Sherman Firefly tenía prácticamente la misma capacidad antitanque que el Tiger I.

Para no dejar lugar a dudas, vamos a la comparación en números. Los siguientes datos son utilizados en todos los cañones con munición AP estándar (Armour Piercing o perforador de blindaje):

  • El cañón L/56 de 88mm del Tiger I podía perforar 151mm a 500 metros y 139mm a 1000 metros.
  • El cañón L/70 del Panther podía perforar 173mm a 500 metros y 156mm a 1000 metros.
  • El cañón QF de 76mm del Sherman Firefly podía perforar 155mm a 500 metros y 138mm a 1000 metros.

Películas, documentales y libros de dudosa información nos afirman que el Tiger I fue una maquina casi indestructible, con una gran protección blindada. De ahí escuchamos mitos, tales como que se necesitaban cinco Sherman para destruir un solo Tiger l, o que para destruir al Tiger solo era posible por parte trasera. Pero la realidad era muy distinta.

El blindaje máximo del Tiger I constó de unos 100 milímetros en la parte frontal. Lo que lo hizo invulnerable a la mayoría de los cañones de carros enemigos entre el periodo de 1942-1943. Sin embargo, un Sherman con los cañones cortos de 75mm o un T34/76 podía destruirlo por los laterales.

1: 72 modelo de tanque de T 34 76 de la Unión Soviética de la ...
Modelo t34-76.

Para 1944, los estadounidenses y soviéticos desarrollaron carros que podían vencer sin problemas el blindaje frontal del Tiger. Los Sherman, equipados con cañones de 76mm y utilizando munición AP (antitanque) estándar, podían perforar 109mm de blindaje a mil metros y 121mm de blindaje a quinientos metros. El T34/85 tenía una penetración similar, aunque un poco menor, 105mm a mil metros y 120mm a quinientos metros. Por supuesto, los alemanes se dieron cuenta de este problema y por eso fue que, para 1944, dejaron de producir el Tiger I a favor del Tiger ll.

Pero vamos a hacer otras comparaciones. El Panther tenia de blindaje frontal unos 80mm inclinados a 55° grados, lo cual le daba un blindaje frontal de 120mm. Esto quiere decir que frontalmente el Panther estaba mejor protegido que el Tiger I. Ello, sumado a su mayor capacidad de penetración antitanque, hizo que los alemanes priorizaran la producción de Panthers frente a la de Tigers I.

Microensayos

Para dar por terminada esta sección, vamos a comparar el blindaje del tanque pesado Tiger I con otros carros de diferente denominación, como lo es el tanque medio M4 Sherman. Vale aclarar, antes de continuar, que esta comparación no es correcta, ya que ambos blindados asumieron roles distintos. El Tiger fue desarrollado como un tanque para penetrar las defensas preparadas del enemigo, mientras que el M4 tenía la tarea de atacar la retaguardia enemiga y ofrecer apoyo al avance de la infantería.

El blindaje frontal del Sherman M4 y el M4A1 era de 50.8mm inclinado a 56 ° grados y, a partir de la versión M4A2y M4A3, 63 mm inclinados a 47 °, lo que da un aproximado de 90mm de blindaje frontal. El Sherman, considerado por muchos como un carro “papel”, “mantequilla”, “hojalata”, etc., tenía tan solo apenas 10mm menos de blindaje que el Tiger, aunque pesaba 20 toneladas menos.

Factores geográficos, militares y políticos que impidieron la victoria de Alemania en la Batalla de Inglaterra

Entonces, ¿cuál es la razón de que el Sherman sea visto como un tanque débil, mientras el Tiger un tanque superior? Simple, este tanque se enfrentó a armas contracarro alemanes muy letales, siendo su principal adversario el cañón antitanque Pak 40 de 75mm. Este podía perforar más de 100mm a mil metros sin problemas. Posteriormente se enfrentaron a los Panzerfaust, que perforaban 140mm sin problemas. Curiosamente, el Tiger I tampoco resistía a los impactos de los Pak 40 ni de los Panzerfaust.

File:TankshermanM4.jpg
Un M4A3E8 «Easy Eight», armado con cañón de 76 mm.BonesBrigade at English Wikipedia

El secreto de la efectividad de los tanques Tiger I

Habiendo dejado claro que el Tiger I, contó con unas características iguales e incluso inferiores a otros blindados y fue un vehículo con varias fallas técnicas. ¿Cómo el Tiger I logró grandes hazañas? La respuesta se encuentra en sus tripulaciones.

Durante la Segunda Guerra Mundial, las tripulaciones de los Panzer fueron muy superiores en formación y entrenamiento a las de los aliados occidentales y, sobre todo, a las soviéticas.  Incluso, durante los últimos meses de la guerra, cuando la calidad de las tripulaciones panzer había decrecido enormemente, aun fueron de temer.

Un ejemplo de ello lo encontramos en la batalla de Projorovka, 9-15 de julio de 1943, donde la 1º división Leibstandarte alineo alrededor de cien tanques, siendo la mayoría Panzer III ausf L y panzer III Ausf M y cuatro Tiger I. Mientras, los soviéticos habían alineado un poco más de cuatrocientos blindados entre tanques, cañones de asalto y caza tanques, siendo el T34/76 el más numeroso de ellos; un vehículo bastante superior al Panzer III.

Aún, pese a que los soviéticos resultaron victoriosos, estratégicamente hablando, en materia táctica fueron derrotados. En total, la Leibstandarte perdió siete tanques y unos treinta resultaron dañados. Por su lado, los soviéticos perdieron 134 blindados. Esta hazaña fue gracias a la enorme superioridad táctica de las tripulaciones panzer.

Bundesarchiv Bild 146-1979-064-06, Otto Carius.jpg
Otto Carius. Bundesarchiv_Bild_146-1979-064-0

Si este ejemplo nos permite tener un poco de claridad sobre la calidad de las tripulaciones panzer, ya se puede decir que las dotaciones de los Tiger eran aun mejor. Y es que las dotaciones de los Tiger fueron cuidadosamente seleccionadas entre los mejores tripulantes de panzer. Michael Wittmann, uno de los más famosos tanquistas alemanes, ya era un veterano experimentado de Stug y ya había realizado una gran hazaña al mando de su Stug Ausf B al destruir en solitario seis T34. Otro comandante de panzer, Otto Carius, ya era veterano de Panzer 38. Igualmente, Kurt Knispel, quizás el mayor as Tiger, ya era un veterano al mando de blindados tales como: Panzer II, Panzer III y Panzer IV.

Siendo así, el secreto de la efectividad de los Tiger no era el vehículo en sí, ya que tuvo un gran número de inconvenientes, sino que sus dotaciones eran lo mejor de las fuerzas armadas de Alemania.

Un Tiger I expuesto en el Museo de Tanques de Bovington, Inglaterra. Fuente: Usuario Hohum de Wikimedia Commons

Bibliografía

  • Forczyk, R (2007). Panther vs T-34. Ukraine 1943.
  • Zaloga, S (2015). Armored Champion: The Top Tanks of World War II. Estados Unidos: Stackpole.
  • Zaloga, S (2017).  Pershing vs Tiger: Germany 1945. Osprey Publishing.
  • Zaloga, S (1993). Sherman Medium Tank 1942–1945. UK: Osprey Publishing.
  • Hill, A (2017), The Red Army and the Second World War, Cambridge University Press.

Autor

+ posts

Especialista en la Segunda Guerra Mundial, principalmente en blindados y batallas europeas; divulgador de historia y cultura militar de siglo XX en diferentes revistas y páginas especializada

+ posts

Licenciado en Ciencias Sociales, docente de Historia en la educación básica primaria y secundaria, y educación media en Colombia. Editor y redactor en Guerra Total.

Comparte
error: El contenido está protegido. Todos los derechos reservados. Guerra Total (2020)